De trolls y otros engendros

Érase una vez una página web, foro o blog en la que nunca hubo un troll…

Este sería un nada creíble comienzo para un cuento del siglo XXI. Tal página sólo se libraría de su engendro particular si careciese de tráfico e interés. Va implícito al hecho de tener y mantener un contenido en la red, con acceso abierto, el  que anide o aparezca algún ser miserable en él antes o después. En esta web nos habíamos ido librando hasta la fecha de ello, pero ya podemos decir que ahora sí que somos ya una web completa: tenemos nuestro troll.

Un ser que se escuda en el anonimato para vomitar su bilis sobre nosotros se define en sí mismo con esa actitud suya. Y esto viene por los comentarios que estamos recibiendo de una persona infeliz y amargada que se ha demostrado incapaz de exponer de cara su punto de vista. Los últimos comentarios ya han sido bloqueados porque cuando ya se entra en el terreno del ataque personal y la descalificación es preferible no alimentar a la bestia. Aún así se le vuelve a invitar por enésima vez a salir de su guarida y exponer a las claras su punto de vista.

Para los despistados o los ajenos al grupo principal, hay que decir que este troll se ha dedicado a atacar al grupo en general y con especial inquina hacia los que gestionamos y participamos en los contenidos de este blog. Se ha permitido opinar sobre las relaciones personales de unos y otros, incluidas las de nuestras hijas. Curioso que alguien pretenda darnos lecciones desde el anonimato que ofrece un comentario en un blog que siempre ha aceptado opiniones de todo tipo sin restricción. En cualquier caso nos reservamos el derecho a emprender las medidas legales que sean oportunas para identificar al humano que hay bajo la piel de troll.

También este ser se permite el lujo de invitarnos (no sabemos a quiénes) a abandonar la Agrupación Deportiva en la que estamos y dejarles (tampoco sabemos a quiénes) disfutar de no sabemos qué. Por lo visto les estamos impidiendo disfrutar actualmente a algunos a los que este personaje se permite el lujo de representar (habría que ver si alguien se siente representado por un personaje así). Muchas incógnitas que hemos invitado al troll a aclararnos pero que ha declinado y ha preferido seguir mandando pruebas de su rabia y casi odio hacia, como poco, algunos de los miembros de este grupo.

Querido troll: ni tú ni nadie va a decir a ninguno de nosotros lo que tenemos que hacer o dejar de hacer. Tendrás que demostrar quién eres para pretender expulsarnos de un sitio, aunque si en ese sitio estás tú, ya nos estás dando un motivo para marcharnos y considerable. Tampoco nadie va a darnos lecciones de nada y menos escondido en su agujero. Si tienes algo que decir y, como bien se ve que nos conoces personalmente, sal de tu escondite, sé valiente, atrévete a dialogar y apórtanos esos motivos tuyos para tanta mala baba como tienes.

Mientras tanto, no nos molestes más. Aquí no vas a conseguir hacer una ciénaga donde no la hay. Busca por otro lado o constrúyete la tuya propia. Y como no todo va a ser malo, gracias por seguirnos con tanta pasión.


¿De acuerdo con este post? Puedes añadir o rectificar por medio del botón “deja un comentario”. Aporta tu punto de vista sobre lo que lees, el lugar es aquí y el momento es ahora. Colabora con nosotros…

Anuncios

2 thoughts on “De trolls y otros engendros

  1. Me encanta. No has podido describir mejor a este insulso y mezquino personaje. Oleee Miguel y todo mi apoyo a ti y a Basketistas, le joda a quien le joda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s