Basket Zaragoza empieza a despertar del letargo

Parece que Basket Zaragoza empieza a salir del letargo en el que quedó sumido tras un final de temporada decepcionante. Las consecuencias de una catastrófica campaña habían supuesto un periodo de reflexión que se estaba haciendo largo y más al ir acompañado de un silencio nada halagüeño. Sólo se había hablado de salidas de jugadores, no había un entrenador que comandase la nave, incertidumbres económicas,…

Finalmente se comienza a vislumbrar movimiento y, aunque sea tímidamente, empiezan a surgir movimientos que se espera sean la antesala de una planificación más acertada de cara a la temporada 2017/18. La afición y la ciudad lo merecen.

Nueva imagen para un nuevo tiempo

Lo primero en renovar ha sido la imagen del club con un nuevo logotipo más al puro estilo NBA o como poco más actual. Integrando y dando notoriedad al nombre de la ciudad y trayendo el león rampante que luce Zaragoza como imagen al que ya es el nuevo escudo de la nueva era Basket Zaragoza. Un guiño quizá también hacia el gobierno de la ciudad para intentar incentivar esa aportación económica que reclamaba el presidente Reynaldo Benito al finalizar la pasada temporada por parte de todas las instituciones aragonesas.

 Primer fichaje para el nuevo proyecto

Tras muchas especulaciones, se ha hecho oficial la incorporación de Jota Cuspinera al banquillo de Basket Zaragoza. Se barajaban muchos nombres pero realmente eran dos los grandes candidatos a ocuparlo: Ibón Navarro y Jota Cuspinera.

De entrada todo parecía apuntar a Ibón Navarro que a pesar de cerrar la temporada con el descenso de Bàsquet Manresa, era visto con buenos ojos por el club zaragozano. En definitiva lo que se buscaba era un entrenador, preferiblemente nacional, con carácter para gestionar un equipo cuyo principal objetivo sería mantener la plaza ACB. Además, dada la situación económica del club, tendría que ser un entrenador sin excesivo caché. La desvinculación del vasco del Fuenlabrada supuso un cambio en el objetivo, que se tornó hacia él y hoy se ha confirmado como próximo entrenador de los rojillos. Ha firmado por dos campañas y con él se pretende como primer paso empezar a recuperar la ilusión de la afición maña.

José Ramón Cuspinera (Getxo, 1971) se convierte así en la cuarta pieza de Tecnyconta Zaragoza, sumándose a Tomás Bellas, Sergi García y Jonathan Barreiro. Tras dejar el País Vasco, comenzó su andadura en las categorías inferiores del Estudiantes, donde fue Director Técnico de Iniciación y Cantera, así como entrenador del EBA del conjunto colegial antes dar el salto como ayudante de Pepu Hernández en el primer equipo, entre 2003-2005. Después de tres temporadas como miembro del Gabinete Técnico de la FEB, Cuspinera firmó en 2010 como asistente del Real Madrid, compartiendo banquillo con Ettore Messina, Lele Molin y Pablo Laso.

Tras ganar una Liga Endesa, dos Copas del Rey y otras dos Supercopas en el conjunto blanco, el vizcaíno fichó en noviembre de 2014 por el Baskonia para acompañar a Ibón Navarro. Sin embargo, en 2015 llegaría al Montakit Fuenlabrada para, tras la salida de Zan Tabak, asumir el mando del equipo fuenlabreño. Como primer entrenador en el Fernando Martín, Cuspinera protagonizó una gran temporada que les convirtió en el equipo revelación, jugando la Copa del Rey y clasificando al equipo para los playoff, y la Eurocup de este pasado curso, donde metió a los fuenlabreños entre los dieciséis mejores de la competición.

El director deportivo de Basket Zaragoza, Salva Guardia lo acaba de definir como “un entrenador que encaja en dentro nuestra filosofía y nuestros valores. Durante su trayectoria ha demostrado que puede trabajar con una mezcla de jóvenes y veteranos, que es lo que vamos a intentar que sea nuestro equipo la próxima temporada. Además, buscábamos un entrenador acostumbrado a tratar con jugadores de cantera, en lo que también tiene experiencia. Como técnico ayudante se ha formado al lado de grandes entrenadores y como primero ha demostrado que está sobradamente preparado para afrontar este reto”.

Mucho trabajo por delante

Tras poner sobre la mesa estas dos piezas del puzzle, nueva imagen y nuevo entrenador, toca la tarea más complicada: dar con un grupo implicado y combativo, que sienta los colores y tenga ambición y que no dispare el presupuesto. Difícil misión por delante para el club y más habida cuenta el escaso margen de error en el que se va a mover. Escaso en lo económico y también en lo “social” ya que finalizó la pasada campaña con una afición muy tocada en lo anímico y con la ilusión bajo mínimos.

Es hora por tanto demostrar que estos dos primeros pasos son firmes y decididos en la dirección de devolver a la ciudad de Zaragoza y a la afición del baloncesto de la capital del Ebro a donde por historia y méritos se merece.

Post publicado en Sextoanillo.com como parte de la colaboración de Basketistas con el portal de deportes Sexto Anillo
Fotos vía: basketzaragoza.net
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s