Un año más se hace pasado

Y ya estamos finiquitando un año más, el 2017, ya van unos pocos los que llevamos acumulados en esto del baloncesto de nuestras hijas, esa actividad que nos ha unido a familias diversas. 

Como en todo fin de año parece lo que procede el hacer un repaso a lo que ha sido, hacer balance y mirar también adelante con propósitos para el que comienza. Por supuesto, todo lo haremos sobre todo desde el punto de vista estrictamente deportivo. En lo relativo a las relaciones personales o grupales, queda esta tarea para cada cual.

LUCES Y SOMBRAS DEL 2017

DE PROYECTO EN PROYECTO

Empezaba el año el preinfantil A que capitaneaba Jonathan, tras el parón navideño, con un amistoso ante St. Venecia (nivel B) y no daba su mejor versión, cayendo derrotado en un mal partido. No se venía de un principio de temporada nada bueno y las sensaciones que rodeaban al equipo no eran las mejores.

Vino la jornada 9 de liga y se cayó ante Calasanz. La primera victoria tardaba en llegar. Fue en la siguiente jornada cuando se conseguía al derrotar a Dr. Azúa en un emocionante partido. A continuación se caía ante La Salle y por muy poco ante Compañía de María. El equipo intentaba encontrar su identidad y alcanzar un nivel que trajera victorias y mejor juego.

Se disputaba ante El Salvador la segunda jornada de liga aplazada y se lograba una victoria relativamente cómoda con el equipo dirigido por Raquel desde el banquillo. De nuevo se esperaba haber encontrado un camino hacia mejores sensaciones. Se cayó ante Corazonistas por cinco puntos en un buen partido por parte del equipo, peleando y dando la cara. Contentos con la imagen del bloque que parecía mostrarse más combativo.

Pero iba a llegar la derrota más amarga. Partido de vuelta ante El Salvador, un equipo al que se había ganado apenas una semana antes, y dura derrota (42-20). El partido en la pista de Jesuitas fue de lo más sonrojante que nos ha ofrecido este equipo en su historia y se vio a un grupo sin actitud, ganas, garra, ambición, ni orgullo. Tampoco en la dirección se vio ya a un entrenador capaz de hacerse con el grupo. Este fue el principio del final de la relación, que nunca había sido ideal, entrenador<->jugadoras/familias.

Aún con todo, quedaron partidos de todo tipo pero hubo un antes y un después. Se venció a El Olivar, el equipo más débil del grupo, con holgura y comodidad y también a Moncayo en uno de esos partidos en los que el equipo sacaba unas ganas y garra que rara vez mostraba. Desconcertante.

Se iba acabando la liga con partidos contados como derrotas ante La Salle y Romareda. Ambos se tuvieron controlados y casi ganados y con decisiones “extrañas” desde el banquillo se entregaron a los rivales. Algún día alguien debería de explicar lo que no se explicó entonces ya que tampoco nadie planteó preguntas al respecto.

EL OASIS MARINA D’OR

Después de esto tocó el paréntesis (¡¡bendito paréntesis!!) de Marina D’Or. El equipo en ese torneo muta a equipo ambicioso con mentalidad ganadora. Y este año pasó de nuevo. Se compitió, se peleó y el grupo fue una piña durante los días del torneo. Se llegó a la final con buen juego y ganas. Se llegaba a la final y se caía con honor. Medalla de plata y lo mejor, las sensaciones que se dieron. Pero al volver, volvimos a la realidad…

RECTA FINAL DE UNA MALA TEMPORADA CON NUEVA “INCORPORACIÓN”

Se disputó el torneo Cristo Rey con más pena que gloria. Algo pasaba ya en la trastienda del equipo. Entrenador y jugadoras veían ya un abismo entre ellos. No había feeling y era palpable. La relación con los padres que fue inexistente durante toda la temporada no mejoró, más bien lo contrario. Ese mismo fin de semana se ganaba a un equipo alevín de Corazonistas que había tocado en el grupo de copa.

Un par de partidos de Copa Primavera se jugaron más. Uno contra Azúa de nuevo sin actitud en que nuestro equipo fue una marioneta en manos de las naranjas que no encontraron oposición alguna. Ante Silos OFAP se ganó sin problemas ya que era un equipo menor. Quedaba un último partido ante La Salle en que se pudieron jugar las remotas opciones de llegar a la final pero misteriosamente “alguien” decidió no presentar al equipo a ese partido sin siquiera comunicarlo al grupo. 

Irrupción por sorpresa de nuestro propio troll. Una incorporación no prevista pero que apareció con ganas. Con ganas de terminar de desintegrar el grupo. Así nos obsequió con perlas como estas “a ver si hay suerte y os largáis de la agrupación de una vez“, “os creéis que vuestras hijas son maravillosas, pues largaros y dejarnos disfrutar“, “los dos o tres de siempre malmetiendo y creyéndose que sus hijas están por encima de las demás (…) largaros de una vez” y “los dos o tres que estáis metidos en esta porquería (en alusión a este blog) lo único que conseguís es malmeter y tensionar el grupo. Para eso mejor largaros. Y no voy a decir quién soy porque conociéndoos, lo que le faltaba a los demás que no son tan basketistas. Venga largaros de una vez que queremos quedarnos en paz“. Esperamos que si ahora lees estas líneas, querido troll, te provoque vergüenza el modo en que te dirigías hacia gente que solo hemos intentado dar más valor a una actividad de nuestras hijas haciendo que se sintieran en algo más especial que un simple equipo, que tuvieran fotos, vídeos, camisetas, pegatinas, calendarios, bufandas, christmas, tazas, bolsas de deporte que les hicieran identificarse con algo bonito y especial. Ya sabemos que tú eso no lo has valorado y que tu cobardía te ha hecho no tener el valor de identificarte y decir las cosas a la cara.

Lo siguiente fue la desintegración por completo del proyecto. El entrenador, por la malas sensaciones de la temporada y por reacciones de algunas familias durante y, sobre todo al final de la temporada, tira la toalla y deja al grupo a su suerte. Decide que no continúa con un proyecto que se suponía a un mínimo de dos años y sale por la puerta de atrás y de malas maneras. Otra decepción más al saco ya bastante cargado. Demasiadas presiones internas y externas no justifican su actuación.

PROYECTO 2017/18: UNO MÁS

Tocaba reconstruir todo y la tarea recae en Nacho Macipe que se hace cargo de infantil A y B con la principal misión de recuperar a un A muy tocado en lo deportivo y extradeportivo y hacerse cargo de un B que terminaba ciclo con Rebeca. De nuevo un discurso por parte de la Agrupación de promesas y proyectos, de hacer mejor las cosas, de renovación, de exigencia… y al final, ¿han cambiado las cosas en algo? ¿en todo? Que cada uno haga su valoración.

Pretemporada con el A y el B disputando amistosos y cogiendo el tono. Supuestamente buscando confeccionar las plantillas A y B que al final quedaban como ya estaban. Sólo apoyos de dos chicas del A a la escasa plantilla del B y poco más. Torneo del Pilar ante equipos muy inferiores y sin ninguna historia y la liga que iba llegando ya.

LIGA 2017/18

El infantil A ha logrado dos victorias (Salvador B y Venecia A) y cosechado cuatro derrotas (Corazonistas, Calasanz, Casablanca A y Marianistas). Sensaciones de nuevo de todo tipo. Momentos de competitividad, otros de esa preocupante apatía y la sensación de que haciendo poco más se podría haber vencido a Corazonistas e incluso a Calasanz. Lo mejor del equipo: que estando en nivel A no se ve sin opciones de pelear por posiciones dignas. Lo peor, la falta de ambición o competitividad, casi de orgullo, que muestra en demasiadas ocasiones. Las derrotas ante Casablanca y Marianistas entraban en el guión al ser equipos muy superiores.

El infantil B lleva una buena campaña con cinco victorias y dos derrotas (Helios y Compañía de María). Se ha desenvuelto con comodidad en todos los partidos salvo con los dos gallitos del grupo en los que fue inferior, aunque pudo hacer más. Se ha mostrado un grupo bastante conjuntado y luchador, ha resuelto con solvencia los partidos que ha ganado y en la parcela a mejorar, el ser más férreo ante rivales de más entidad como los dos mencionados. Si lo logra podría optar a pelear por alguna de las dos primeras plazas del grupo.

Y EL BALANCE

De la liga 2017/18, de ambos infantiles, habría que quedarse en lo positivo con la unión que hay en las chicas hoy por hoy. Se ha eliminado esa barrera de llevar distintos entrenadores y de algunos roces que podía haber habido en el pasado. El grupo ya se considera un todo y eso de A y B se limita a un mero formalismo que no implica malos rollos entre ellas. No es poco esto en vista de cómo han estado las cosas en el pasado y es mérito de todos el estar lográndolo, en especial de Macipe como entrenador de ambos equipos.

Este logro se ha ido consiguiendo en parte gracias a los entrenamientos conjuntos, aunque quizá se haya pasado de nada a todo. Se echan a faltar entrenamientos en mejores condiciones, con tiempo para los equipos A y B separados para trabajo más dirigido y especializado por equipo. Esto que ponemos aquí es algo que se escucha en corrillos y por eso lo comentamos. Se está compartiendo entrenador, espacio y tiempo (dos días a la semana) como un solo equipo cuando se está pagando por dos. Esto limita el entrenamiento específico por equipo y especializado en función de necesidades, rivales próximos, etc. Mención aparte también los entrenamientos de los viernes que parecen bastante improductivos estando veinte jugadoras en menos de media pista y con la distracción de los entrenamientos (con música) de otra actividad al lado. En definitiva si se paga por tres entrenamientos de un equipo, con su entrenador y su plantilla y se dobla como se está haciendo, no deja de estar pagándose un precio por la mitad del servicio esperado. Esto es así.

Por tanto un año 2017 en que ha habido de todo un poco pero que, deportivamente hablando no ha caído la balanza del lado positivo. Esperemos que el 2018 que vamos a estrenar nos traiga más y mejor y que también todos seamos capaces de sumar y aportar, ser más proactivos y participativos, más grupo y menos grupúsculos, más equipos y menos individualidades.

A efectos extradeportivos que cada cual haga su balance, pero hay mucho que mejorar y distamos mucho de ser el grupo que fuimos. Quien lo quiera ver desde la sinceridad y la honestidad lo verá a diario, y quien prefiera engañarse… pues eso, que lo haga.

Por lo pronto os deseamos desde aquí a los que nos seguís y valoráis un muy feliz 2018 en lo personal y en lo deportivo. Sin vosotros esto no vale la pena. Al resto, igualmente nuestros mejores deseos, sin rencores, los leáis o no. Solo intentamos sumar, con acierto o no, y dando la cara aunque sea para que alguno se cebe con esto.

Un saludo a todos..


¿De acuerdo con este post? Puedes añadir o rectificar dejando un comentario. Aporta tu punto de vista sobre lo que lees, el lugar es aquí y el momento es ahora. Colabora con nosotros…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s