El espíritu del león

Tiempos convulsos los que vive Basket Zaragoza. En los últimos diez días parecen haberse precipitado una serie de acontecimientos que nadie puede prever lo que traerán con ellos. La entidad parece nadar en un mar de incertidumbres que le hacen dar bandazos y se contradice a sí misma en sus declaraciones institucionales y lo que es peor, en sus decisiones.

En los últimos días se ha hecho más evidente aún esa sensación de estar superados por los acontecimientos. Hasta ahora el caballo de batalla parecía ser el tema económico, la falta de patrocinios que condicionaba e incluso amenazaba la supervivencia de la entidad. Sin embargo ha sido lo deportivo lo que ha estallado en primer lugar.

ZARAGOZA ES HISTORIA DEL BALONCESTO

Zaragoza es una ciudad ligada al baloncesto, se respira, se vive, se disfruta y hasta se le suele catalogar de ciudad exigente con este deporte. Y es que son muchos años de baloncesto de élite desde que en aquel lejano 1981 José Luis Rubio fundase el CBZ como evolución lógica de otro club legendario de la ciudad, el Helios. Ese CBZ que fuera de los clubes fundadores de la actual ACB y que durante quince años estuvo en la élite del baloncesto nacional y no sólo presencialmente. Dos copas del Rey y otras tantos subcampeonatos coperos, además de estar casi siempre en la clasificación de la liga en la zona alta, siendo con el Joventut de Badalona esa dupla que amenazaba la hegemonía de F.C. Barcelona y Real Madrid. Eran tiempos de prestigio, de ser un equipo que incluso en Europa imponía e iba ganando peso.

Todos recordamos el subcampeonato de la Recopa de Europa en ese épico partido (por no llamarlo encerrona) ante el Paok de Salónica (1991). Los tiempos en que el león rampante de la ciudad y el del escudo del club eran uno sólo, ese espíritu del león que estaba presente en las plantillas y los entrenadores, en la afición incluso. Y hablando de entrenadores no está mal recordar los que pasaron por Zaragoza en esa época: Pepe Laso, Leon Najnudel, Ranko Zeravica, Moncho Monsalve, Jesús Carrera, Mario Pesquera, Herb Brown y Alfred Julve. Nombres con solera.

Vídeo cortesía canal YouTube BalonZesto

Quizá se podría decir que este CBZ de la época dorada del baloncesto en Zaragoza murió de éxito ya que, como consecuencia de un plan económico demasiado ambicioso (en el que se fallaron inversiones comprometidas por parte del consistorio de la ciudad) el club no pudo hacer frente a pagos de nóminas a jugadores y eso llevó a su expulsión de la ACB en el año 1996. Como consecuencia el CBZ tuvo que desaparecer de la escena del baloncesto profesional y pasar un momento muy complicado que le llevó a centrarse en equipos de base y cambiar su rol por completo.

SEGUNDA ETAPA: BASKET ZARAGOZA

La ciudad quedaba huérfana de baloncesto de élite y se abría un tiempo (eterno) hasta que surgía el proyecto que actualmente sigue vigente con la denominación de Basket Zaragoza 2002. El proyecto buscaba devolver a la ciudad a los lugares que ocupase en la década de los ochenta y noventa y como trampolín se adquiría la plaza en LEB Oro que dejaba Basquet Coruña. El máximo representante de la sociedad era Javier Loriente y durante cinco temporadas iba a comandar otros tantos intentos de lograr el deseado ascenso a ACB. En el año 2007 renuncia a su cargo y lo va a sustituir el actual presidente del club, Reynaldo Benito. En esa temporada 2007/08 Basket Zaragoza iba a quedar primero en liga y eso le daba plaza directa en ACB. Sólo una campaña iba a durar la experiencia ya que en la primera temporada en la liga de los mejores iba a quedar en el último puesto y descender de nuevo a LEB. La temporada 2009/10 con José Luis Abós en el banquillo el equipo iba a quedar primero y volvía de nuevo a la élite nacional. Iban a ser los mejores años de esta segunda etapa de Cai Zaragoza. Junto al siempre recordado Abós, la tarea de Willy Villar como director deportivo parecían poder llevar a Basket Zaragoza a dar a la ciudad momentos como aquellos legendarios de CBZ. Volvía a rugir el león y en la campaña 2012/13 se llegó incluso a semifinales de liga tras eliminar a Valencia de un modo heroico. Tercer puesto tras caer ante Real Madrid en semis. El orgullo rojillo parecía volver y todos deseando que fuera para quedarse.

Abós y Lorente en una imagen de El Periódico de Aragón

La amarga y prematura pérdida de José Luis Abós sumió a todos los amantes del baloncesto en un shock. El equipo desde ese momento ha parecido entrar en un declive del que no se acaba de salir. Las tres temporadas siguientes se clasificaba en liga 9º, 12º y 15º puesto, salvando el descenso en esta última por el average favorable con Real Betis. Y lo peor no fueron los resultados…

DE ECONOMÍA Y OTROS MALES

En lo económico la crisis bancaria desde 2008 barre a Caja Inmaculada que se acaba integrando en Ibercaja. Esta última finalmente retira el patrocinio a Basket Zaragoza y la economía se une a los males que ya afectaban al club. Carrusel de entrenadores y jugadores que acaban por perder la identidad de equipo que siempre parecía caracterizar a los grupos de años atrás.  Al final ese espíritu del león ha quedado diluido y casi desaparecido. Este año de hecho, el club ha hecho una campaña de marketing retomando el concepto del león, del rugido y la casta pero finalmente se ha quedado en eso, marketing. Una plantilla minúscula y de dudosa calidad en muchas posiciones, una planificación mediocre y un entrenador ilusionado y con ganas como Jota Cuspinera. Pretemporada sonrojante y un comienzo de liga entonándose y haciendo creer que algo digno se podría hacer. Necesitamos muy poco los aficionados para ilusionarnos en el Príncipe Felipe.

Pero al final todo salta por los aires. Los resultados no acompañan, nos “levantan” a Sergi García y la plantilla enseña todas sus carencias. Se empieza a percibir desconexión entre entrenador y jugadores y mientras la directiva… ni está ni se le espera. Y estaba mejor así, porque cuando sale es para echarse a temblar. Salva Guardia en la dirección deportiva parece permanentemente fuera de lugar y solo se dedica a echar balones fuera y negar lo evidente.

La dimisión no aceptada de Jota, su despido 72 horas después y la rueda de prensa posterior no son dignas de un club que pretende pasar por entidad seria y fiable. Tras meses hablando del riesgo de desaparición por las deudas, de alegar que no se puede fichar por la situación económica, Guardia se desmarca asegurando que es la mejor situación en los últimos tres años (ver rueda de prensa), que la confianza en el entrenador era plena hasta el momento de su cese, que han analizado la temporada y han visto que algo no funciona y que se necesita un entrenador de proyecto. Incongruencias y argumentos huecos. Nada transmite confianza porque todo suena extraño. Todos los seguidores estamos esperando que llegue el momento en que se sepan las verdades, porque si de algo estamos convencidos es que lo que se nos quiere hacer ver no es la realidad. Que esto, como el león que nos pintaron este verano, es de cartón piedra. No sentimos ese espíritu del león que identificaba a nuestro equipo pero ojalá volvamos a oírlo rugir y a hacernos emocionar. Lo necesitamos. Mientras tanto seguiremos acudiendo al Felipe y quizá no seamos los más efusivos y alegres, pero siempre estamos ahí. Esperando para rugir a la mínima esperanza.

¡¡Vamos Zaragoza!! ¡¡Somos baloncesto!!


 ¿De acuerdo con este post? Puedes añadir o rectificar dejando un comentario. Aporta tu punto de vista sobre lo que lees, el lugar es aquí y el momento es ahora. Colabora con nosotros…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s